El formol es un poderoso antiséptico, o desinfectante.

El primero uso que el individuo le da el formol es la conservación de las muestras biológicas, tejidos, y cadáveres frescos. En cuanto a las biopsias, se usa el formol para evitar el desarrollo en el tejido de los cristales de formalina.